Infórmese
Salte directo al contenido

INFÓRMESE

El VIH en los latinos

Cualquier persona puede ser infectada por el VIH. En los Estados Unidos, más de 1.1 millón de personas viven con el VIH. Aproximadamente 1 de cada 5 no sabe que está infectada.

Los latinos son la minoría étnica más grande y de mayor crecimiento en los Estados Unidos y uno de los grupos más fuertemente afectados por el VIH. Entre los latinos, los hombres gay y bisexuales soportan la mayor carga de infección por el VIH.

flecha hacia la derechaAprenda más sobre el impacto del VIH en los latinos.

Los hombres latinos gay y bisexuales corren el riesgo de contraer el VIH. En el 2010, entre los hombres gay y los bisexuales, los latinos representaron el 22 % de las nuevas infecciones calculadas. La cifra mayor de las nuevas infecciones se registró en los hombres latinos gay y bisexuales entre los 25 y 34 años.

flecha hacia la derechaAprenda más sobre el impacto del VIH en los hombres gay y bisexuales.

Hay razón para tener esperanza. Usted tiene el poder de detener el VIH. Es importante saber si tiene o no el virus. La única manera de saber si tiene el VIH es haciéndose la prueba. La prueba del VIH es gratuita, rápida y confidencial.

Ya sea que tenga un resultado positivo o negativo, usted puede usar esa información para cuidarse mejor y cuidar a sus seres queridos. Lo alentamos a actuar.

flecha hacia la derechaEncuentre un sitio para hacerse la prueba del VIH cerca de usted.

Respuestas a preguntas frecuentes

¿Qué es el VIH?

VIH significa "virus de la inmunodeficiencia humana". Es el virus que puede causar el síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA. A diferencia de otros virus, el cuerpo humano no puede deshacerse del VIH. Esto significa que una vez que una persona lo tiene, lo tendrá de por vida.

En la actualidad no existe una cura segura y eficaz. Sin embargo, los científicos trabajan duro para encontrar una y no pierden las esperanzas. Mientras tanto, con la atención médica adecuada, el VIH se puede controlar. El tratamiento para el VIH generalmente se llama terapia antirretroviral o TARV. Esta terapia puede prolongar significativamente la vida de muchas personas infectadas por el VIH y reducir la probabilidad de infectar a otras. Antes de que se comenzara a usar la terapia antirretroviral a mediados de los años 90, las personas con el VIH podían presentar SIDA en tan solo unos años. En la actualidad, una persona con un diagnóstico del VIH y que haya comenzado el tratamiento antes de que la enfermedad del VIH esté avanzada puede tener una expectativa de vida prácticamente normal.

El VIH afecta células específicas del sistema inmunitario, llamadas células CD4 o células T. Con el tiempo, el VIH puede destruir tantas de estas células que el cuerpo no podrá combatir las infecciones ni enfermedades. Cuando esto sucede, la infección del VIH causa SIDA.

¿Por qué los hombres latinos gay y bisexuales están afectados?

No hay una respuesta sencilla para explicar por qué la epidemia del VIH está afectando fuertemente a los hombres latinos gay y bisexuales. Las investigaciones muestran que hay una multitud de factores sociales, económicos y estructurales que contribuyen a la epidemia del VIH en los hombres latinos gay y bisexuales. Tales factores incluyen la pobreza, el estigma y la discriminación, el acceso limitado a la atención médica, el estatus inmigratorio, y las barreras del idioma y de la cultura.

También sabemos que la falta de trabajo, el racismo, la depresión, el estigma y tener parejas sexuales de más edad (que tienen mayor probabilidad de estar infectadas por el VIH) son otros factores que pueden contribuir a que los hombres gay y bisexuales sean más propensos a adquirir esta enfermedad.

Muchos hombres gay y bisexuales pueden pensar que no tienen el VIH porque se sienten bien. Pero si no se hacen la prueba, no hay forma de saber con seguridad, y podrían sin saberlo transmitir el VIH a su próxima pareja.

Otros hombres evitan hacerse la prueba o no cuentan si tienen el VIH debido al estigma asociado a tener un resultado positivo.

¿Cómo puedo darme cuenta si estoy infectado por el VIH?

La única manera de saber si está infectado por el VIH es haciéndose la prueba. No puede fiarse de los síntomas para saber si tiene el VIH. Hay muchas personas infectadas por el VIH que no presentan ningún síntoma en absoluto durante 10 años o más. Algunas personas que están infectadas por este virus reportan tener síntomas similares a los de la influenza (generalmente la describen como "la peor influenza que han tenido") entre la segunda y cuarta semana después de la exposición. Los síntomas pueden incluir:

  • Fiebre
  • Aumento de tamaño de los ganglios linfáticos (adenopatías)
  • Dolor de garganta
  • Sarpullido

Estos síntomas pueden durar desde unos días hasta varias semanas. Durante este tiempo, la infección por el VIH puede no detectarse en una prueba del VIH, pero las personas que tienen el virus son muy contagiosas y pueden propagarlo a otras.

Sin embargo, no debe asumir que tiene el VIH si presenta cualquiera de estos síntomas. Cada uno de estos síntomas puede ser causado por otras enfermedades. Nuevamente, la única manera de determinar si está infectado es haciéndose la prueba del VIH. Para obtener más información sobre dónde encontrar un sitio para hacerse la prueba del VIH:

Estos recursos son confidenciales. También puede pedirle a su proveedor de atención médica que le haga una prueba del VIH.

Hay dos tipos de kits de pruebas caseras disponibles en la mayoría de las farmacias: un tipo requiere un pinchazo en el dedo para tomar una muestra de sangre, se envía la muestra a un laboratorio y luego debe llamar para saber su resultado. El otro consiste en una muestra de fluidos de la boca, se usa el kit para hacer la prueba y los resultados se pueden leer a los 20 minutos. Para ambos tipos de pruebas caseras hay consejería y remisiones confidenciales para el tratamiento.

Si su resultado de la prueba del VIH es positivo, debe ver a su médico lo más pronto posible para empezar el tratamiento.

¿Cuáles son las etapas del VIH?

La enfermedad del VIH tiene una evolución bien documentada. Si no se trata, el VIH es casi universalmente mortal debido a que al final oprime el sistema inmunitario, lo que causa el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). El tratamiento del VIH ayuda a las personas en todas las etapas de esta enfermedad y puede retrasar o prevenir la evolución de una etapa a la otra.

Una persona puede transmitir el VIH a otras durante cualquiera de estas etapas:

Infección aguda: Dentro de la segunda y la cuarta semana después de la infección por el VIH, usted puede sentir síntomas similares a los de la influenza. Esto se llama síndrome retroviral agudo (SRA) o infección primaria por el VIH, y es la reacción natural del organismo a la infección del VIH. (No todas las personas presentan SRA. No obstante, también es posible que algunas personas no tengan síntomas.)

Durante este periodo de infección, grandes cantidades del VIH se producen en el cuerpo. El virus usa células importantes del sistema inmunitario llamadas CD4 para poder hacer copias de sí mismo y destruir estas células durante el proceso. Debido a esto, el conteo de CD4 puede disminuir rápidamente.

La capacidad de una persona de propagar el VIH es más alta durante esta etapa debido a que la cantidad de virus en la sangre es muy alta.

Finalmente, la respuesta inmunitaria comenzará a bajar la cantidad de virus en el organismo a un nivel estable. En este momento, su conteo de CD4 comenzará entonces a aumentar, pero no regresará a los niveles anteriores a la infección.

Latencia clínica (inactividad): A este periodo, a veces se lo llama infección asintomática por el VIH o infección crónica por el VIH. Durante esta fase, el VIH todavía está activo, pero se reproduce a niveles muy bajos y probablemente usted no tenga síntomas ni se enferme. Las personas que están recibiendo la terapia antirretroviral (TARV) pueden vivir con latencia clínica durante varias décadas. Para aquellas que no están en la TARV, este periodo puede durar hasta una década, pero algunas personas pueden avanzar más rápido en esta fase. A pesar de que la TARV reduce significativamente el riesgo, es importante recordar que usted todavía puede transmitir el VIH a otras personas durante esta fase aunque esté bajo este tratamiento. A mediados y finales de este periodo, su carga viral comienza a aumentar y el conteo de sus células CD4 empieza a disminuir. Cuando esto sucede, usted puede comenzar a tener síntomas de la infección por el VIH debido a que su sistema inmunitario se va volviendo muy débil para protegerlo.

SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida): Esta es la etapa de la infección en que el sistema inmunitario está seriamente dañado y usted se vuelve vulnerable a las infecciones y a los cánceres asociados a infecciones, también conocidos como enfermedades oportunistas. Cuando el número de sus células CD4 cae por debajo de 200 células por milímetro cúbico de sangre (200 células/mm3), se considera que la infección ha avanzado a SIDA. (El conteo normal de CD4 es entre 500 y 1,600 células/mm3). También es posible que se le diagnostique SIDA si presenta una o más enfermedades oportunistas, independientemente de su conteo de CD4. Sin tratamiento, las personas que reciben un diagnóstico de SIDA generalmente sobreviven unos 3 años. Una vez que alguien tiene una enfermedad oportunista peligrosa, la esperanza de vida sin tratamiento disminuye de alrededor de 1 año. Las personas con SIDA necesitan tratamiento médico para evitar la muerte.

¿Cómo se transmite el VIH de una persona a otra?

Solo ciertos fluidos (sangre, semen, líquido preseminal, secreciones anales y vaginales, y la leche materna) de una persona infectada por el VIH pueden transmitir el virus. Estos fluidos deben entrar en contacto con una membrana mucosa o un tejido dañado, o debe inyectarse directamente en el torrente sanguíneo (con una aguja o jeringa) para que ocurra la transmisión. Las membranas mucosas se pueden encontrar en el interior del recto, la vagina, el orificio del pene y la boca.

En los Estados Unidos, el VIH se transmite principalmente por tener relaciones sexuales sin protección (sin condón) con una persona que tiene el VIH.

  • Las relaciones sexuales anales es la conducta sexual de mayor riesgo.
  • Las relaciones sexuales anales receptivas (cuando se recibe la penetración) son más riesgosas que las relaciones sexuales anales insertivas (cuando se realiza la penetración).
  • Las relaciones sexuales vaginales son la segunda conducta sexual de mayor riesgo.
  • La relaciones sexuales orales conllevan un riesgo mucho menor.
  • Tener múltiples parejas sexuales o tener otras infecciones de transmisión sexual puede aumentar el riesgo de infección a través de las relaciones sexuales.
  • También al compartir agujas, jeringas, agua de enjuague y otros equipos (objetos) utilizados para preparar drogas inyectables con alguien que tiene el VIH.

Con menor frecuencia, el VIH se puede transmitir al:

  • Nacer de una madre infectada. El VIH puede transmitirse de madre a hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia.
  • Pincharse con una aguja contaminada con el VIH o cortarse con otro objeto puntiagudo. Este es un riesgo principalmente para los trabajadores de atención médica.
  • Recibir transfusiones de sangre, productos sanguíneos, o trasplantes de órganos o tejidos contaminados con el VIH. Este riesgo es extremadamente pequeño debido a las pruebas rigurosas que se realizan en los bancos de sangre de los EE. UU. y a los órganos donados.
  • Comer alimentos que hayan sido masticados por una persona infectada por el VIH. La contaminación se produce cuando la sangre infectada de la boca de una persona a cargo del cuidado de otra se mezcla con la comida al masticar, pero es muy poco frecuente.
  • Ser mordido por una persona infectada por el VIH. En cada uno de los muy pocos casos documentados ha habido un traumatismo grave con un gran daño del tejido y presencia de sangre. No hay riesgo de transmisión si la piel no está herida.
  • Cualquier tipo de relación sexual oral implica el uso de la boca para estimular el pene, la vagina o el ano (felación, cunnilingus y beso negro o rimming). Sin embargo, dar una felación (sexo oral, colocar la boca en el pene) y hacer que la persona eyacule en la boca es más riesgoso que otros tipos de relaciones sexuales orales.
  • Tener contacto entre las pieles cortadas, las heridas, o las membranas mucosas y la sangre infectada por el VIH o los líquidos corporales contaminadas con sangre. Estas notificaciones también han sido extremadamente raras.
  • Beso profundo de boca abierta si la persona con el VIH tiene llagas o sangrado de las encías, y la sangre se intercambia. El VIH no se transmite por la saliva. La transmisión a través de besos solamente es extremadamente rara.

¿Puedo contraer el VIH por contacto casual (beso en la mejilla, dar la mano, abrazar, usar un inodoro, beber del mismo vaso, o por los estornudos y la tos de una persona infectada)?

No, el VIH no se transmite por contacto cotidiano en el trabajo, la escuela o lugares para reuniones sociales. El VIH no se transmite por dar la mano, abrazar, o un beso casual. Usted no puede contagiarse por un asiento de inodoro, una fuente de agua para beber, una perilla de la puerta, cubiertos, vasos, comida, cigarrillos, ni de los animales domésticos.

El VIH no se transmite a través del aire y no vive mucho tiempo fuera del cuerpo.

¿Puedo contraer el VIH mediante relaciones sexuales anales?

Sí, es más, tener relaciones sexuales anales sin usar un condón es el tipo de relación sexual de mayor riesgo para contraer o contagiar el VIH. Durante las relaciones sexuales anales, es posible que cada una de las personas que integran la pareja—la insertiva (cuando se realiza la penetración) o receptiva (cuando se recibe la penetración)—contraiga el VIH.

El VIH puede encontrarse en la sangre, el semen, el líquido preseminal, o el fluido rectal de una persona infectada por el virus. Recibir la penetración implica un mayor riesgo de contraer el VIH debido a que la capa que recubre el recto es delgada y puede permitir que el VIH entre en el cuerpo durante las relaciones sexuales anales, pero realizar la penetración también es riesgoso porque el VIH puede entrar a través del orificio del pene o por medio de pequeños cortes, abrasiones o llagas abiertas en el pene. Para más información vea las preguntas y respuestas sobre la prevención del VIH.

¿Puedo contraer el VIH mediante relaciones sexuales vaginales?

Sí, las relaciones sexuales vaginales sin condón son una conducta de alto riesgo de infección por el VIH. El contagio de esta manera es posible para ambas personas en la pareja. El VIH puede encontrarse en la sangre, el semen, el líquido preseminal o el flujo vaginal de una persona infectada por el virus.

Durante las relaciones sexuales vaginales, el VIH se transmite de hombre a mujer más fácilmente que de mujer a hombre. En las mujeres, el VIH puede ser absorbido directamente a través de las membranas mucosas que cubren la vagina y el cuello uterino. La capa que cubre la vagina también puede a veces romperse y posiblemente permitir que el VIH entre en el cuerpo.

En los hombres, el VIH puede entrar al cuerpo a través de la uretra (el orificio en la punta del pene) o a través de pequeños cortes o llagas abiertas en el pene. Los hombres sin circuncisión tienen un riesgo mayor de contraer una infección por el VIH a través de las relaciones sexuales vaginales en comparación con los hombres circuncidados.

El riesgo de infección por el VIH aumenta si usted o su pareja también tiene una infección de transmisión sexual (ITS). También vea: ¿Hay una conexión entre el VIH y otras infecciones de transmisión sexual?

Muchos de los métodos de barrera que utilizan las mujeres para prevenir el embarazo (por ejemplo, diafragma, capuchón cervical) no las protegen contra el VIH ni otras ITS, ya que todavía permiten que el semen infectado entre en contacto con la capa que cubre la vagina.

Los anticonceptivos orales u hormonales (por ejemplo, pastillas anticonceptivas) no protegen a las mujeres contra el VIH u otras ITS.

Can I get HIV from oral sex or oral-anal contact (rimming)?

Las relaciones sexuales orales implican el uso de la boca para estimular el pene, la vagina o el ano (es decir, la felación, el cunnilingus y el beso negro o rimming). Ambas personas de la pareja pueden resultar infectadas por el VIH por practicar o recibir sexo oral, aunque el riesgo es mucho menor que para las relaciones sexuales anales y vaginales.

La actividad de mayor riesgo en las relaciones sexuales orales es darle sexo oral a un hombre y que eyacule (acabe) en la boca. Hay poco o ningún riesgo de contraer el VIH por otros tipos de relaciones sexuales orales. Hay varios factores que pueden aumentar el riesgo de transmisión del VIH a través del contacto sexual oral, incluidas las úlceras en la boca, el sangrado de encías, úlceras genitales, y la presencia de otras infecciones de transmisión sexual.

Aunque el beso negro (rimming) presenta poco o ningún riesgo de transmisión del VIH, conlleva un alto riesgo de transmisión de hepatitis A y B, parásitos y otras bacterias a la persona dando el beso negro. Para más información, vea Las relaciones sexuales orales y el riesgo del VIH.

¿Hay una conexión entre el VIH y otras infecciones de transmisión sexual?

Sí, tener una infección de transmisión sexual (ITS) puede aumentar el riesgo de contraer o propagar el VIH. Si no tiene el VIH, pero tiene una ITS tiene al menos de 2 a 5 veces más probabilidad de contraer el VIH si tiene relaciones sexuales sin protección con alguien que tenga el VIH. Hay dos maneras en que tener una ITS puede aumentar la probabilidad de contraer el VIH. Si la ITS causa irritación en la piel (por ejemplo, la sífilis, el herpes o el virus del papiloma humano), las lesiones o llagas pueden hacer que sea más fácil para el VIH entrar en el cuerpo durante el contacto sexual. Incluso las ITS que no provocan lesiones ni llagas abiertas (como la clamidia, la gonorrea y la tricomoniasis) pueden aumentar su riesgo al causar un incremento en el número de células que pueden servir de blanco para el VIH.

Si usted tiene el VIH y también está infectado con otra ITS, tiene 3 a 5 veces más probabilidades que otras personas infectadas por el VIH de propagar este virus a través del contacto sexual. Esto parece ocurrir porque hay una mayor concentración del VIH en el semen y las secreciones genitales de las personas infectadas por el virus.

Para más información sobre la relación del VIH con otras ITS, vea la hoja informativa de los CDC: El papel de la detección y tratamiento de las ETS en la prevención del VIH. Para hacerse la prueba del VIH y otras ITS, encuentre un sitio cercano para hacerse la prueba.

¿Puedo contraer el VIH mediante el uso de drogas inyectables?

Sí, al comienzo de cada inyección, la sangre queda en la aguja y en la jeringa, y cierta cantidad permanece allí después de su uso. El VIH se puede encontrar en la sangre de una persona infectada con este virus. Volver a usar una aguja o jeringa contaminada con sangre de otra persona que usa drogas inyectables (a veces llamado intercambio directo de jeringas) conlleva un alto riesgo de transmisión del VIH debido a que la sangre infectada puede ser inyectada directamente en el torrente sanguíneo.

Compartir equipos para el uso de drogas (u objetos) también puede implicar un riesgo de transmisión del VIH. La sangre infectada puede entrar en soluciones de drogas a través de:

  • El uso de jeringas contaminadas con sangre para preparar drogas.
  • La reutilización del agua.
  • Volver a usar tapas de botellas, cucharas u otros recipientes (calentadores) empleados para disolver las drogas en el agua o calentar las drogas líquidas.
  • La reutilización de pequeños pedazos de algodón o filtros de cigarrillos (algodones) para filtrar las partículas que podrían obstruir la aguja.

Los "vendedores ambulantes" de jeringas pueden volver a empaquetar las jeringas usadas y venderlas como jeringas estériles. Por esta razón, las personas que siguen inyectándose drogas deben obtener jeringas de fuentes confiables de jeringas estériles, tales como farmacias o programas de intercambio de agujas.

Es importante saber que el compartir una aguja o jeringa para cualquier uso, como la administración de drogas por medio de inyecciones subcutáneas y la inyección de esteroides, hormonas o silicona, puede ponerle en riesgo de contraer el VIH y otras infecciones transmitidas por la sangre.

Para obtener más información, consulte: Si uso drogas, ¿cómo puedo evitar contagiarme el VIH?

¿Puedo contraer el VIH por el uso de otros tipos de drogas?

No directamente, pero el consumo de alcohol o el uso de drogas no inyectables pueden aumentar su riesgo del VIH. Estar ebrio o drogado afecta su capacidad de tomar decisiones seguras y hace que esté menos inhibido, lo que puede llevar a que corra riesgos que probablemente no correría si estuviera sobrio, como por ejemplo tener relaciones sexuales sin condón.

Las metanfetaminas (meth) son un estimulante muy adictivo que se pueden inhalar, fumar o inyectar. Aunque el uso de metanfetaminas es un factor de riesgo del VIH para cualquier persona que las use, hay una fuerte conexión entre el uso de metanfetaminas y la transmisión del VIH en los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres (HSH). Los HSH que usan metanfetaminas pueden aumentar sus factores de riesgo tanto sexuales como de consumo de drogas. Ellos pueden:

  • Usar condones con menor frecuencia.
  • Tener más parejas sexuales y relaciones sexuales durante periodos más largos.
  • Tener relaciones sexuales anales sin protección, sobre todo receptivas.
  • Inyectarse metanfetaminas en vez de fumarlas o inhalarlas.

El consumo de alcohol, especialmente beber en atracón, y el uso de "drogas de club" como éxtasis, ketamina, GHB y drogas afrodisíacas (poppers) pueden alterar su juicio y afectar su capacidad de tomar decisiones sobre el sexo u otras drogas. Usted puede tener más probabilidades de tener relaciones sexuales no planificadas y sin protección o a consumir otras drogas, incluidas las drogas inyectables o las metanfetaminas. Estas conductas pueden aumentar su riesgo de exposición al VIH. Si usted tiene el VIH, esto también puede aumentar el riesgo de que le trasmita el VIH a otros. Los programas de tratamiento pueden ayudar a las personas a dejar de consumir drogas y alcohol. Encuentre un centro de tratamiento cerca de usted o llame al 1-800-662-HELP (1-800-662-4357).

¿Si ya tengo el VIH, puedo contagiarme de otro tipo de VIH?

Sí, a esto se le llama superinfección del VIH. La nueva cepa del VIH puede reemplazar la cepa original o permanecer junto a ella. Los efectos de la superinfección varían de una persona a otra. En algunas personas, la superinfección puede hacer que se enfermen más rápido, ya que resultan infectadas por una nueva cepa del virus resistente a los medicamentos que estén tomando para tratar la infección inicial por el VIH. Las investigaciones indican que el tipo de superinfección en que una persona resulta infectada por una nueva cepa del VIH difícil de tratar es poco frecuente, menos del 4 %.

¿El riesgo del VIH es diferente para distintas personas?

Aunque los factores de riesgo del VIH y las vías de transmisión se aplican para todos por igual, algunas personas tienen un mayor riesgo debido al lugar donde viven y quienes sean sus parejas sexuales.

El porcentaje de las personas que viven con el VIH (prevalencia) es mayor en las principales áreas metropolitanas, así que la gente que vive allí tiene más probabilidades de encontrarse con una persona infectada por el VIH entre sus posibles parejas sexuales. (Este atlas muestra la prevalencia del VIH en todas las comunidades de los Estados Unidos). De la misma manera, debido a que la prevalencia del VIH es mayor entre los hombres gay y bisexuales, y entre los hombres y las mujeres de raza negra y los latinos, los miembros de estos grupos tienen más probabilidades de encontrar parejas que viven con el VIH.

¿Tiene más preguntas? Encuentre las respuestas.

¿Apurado?

Mande un mensaje de texto con tu código postal a KNOWIT (566948) o llame al 800-CDC-INFO (800-232-4636).

 


<a href="http://www.youtube.com/v/QmHKQBvfNk0?hl=en_US&amp;version=3">CDC Campaña nacional para promover la prueba del VIH- Razones. Todos tenemos una razón para hacernos la prueba.</a>

Los hombres gays y bisexuales latinos toman medidas contra el VIH. Nos mantenemos conectados e informados. Nos hacemos la prueba.

ACT against AIDS – Get the facts. www.cdc.gov/actagainstaids